• fundacionraulroque

Aporofobia

Por Sil­via Ris­ko

Pa­la­bra rara, no? pero con­vi­ve con no­so­tros a dia­rio, es más, pa­re­cie­ra que su efec­to se es­par­ce como el po­len y nos im­preg­na a to­dos. Apo­ro­fo­bia es nada más ni nada me­nos que la fo­bia a los po­bres. Es el re­cha­zo so­cial a todo aquel que, den­tro de nues­tras con­cep­cio­nes so­cia­les y cul­tu­ra­les, no ten­ga nada que ofre­ce­mos, nada para dar a cam­bio.


En toda so­cie­dad exis­ten con­tra­tos so­cia­les que apun­tan a ga­ran­ti­zar –o por lo me­nos in­ten­tar– una bue­na con­vi­ven­cia, ba­sa­da en el res­pe­to, acep­ta­ción a reali­da­des di­ver­sas y di­fe­ren­tes, to­le­ran­cia e in­cen­ti­vos. Y para que esto no re­sul­te un acto fa­lli­do, es im­pres­cin­di­ble el rol del Es­ta­do, gran or­de­na­dor so­cial.


El des­pre­cio a la vida hu­ma­na y el abu­so de po­der son ar­mas des­truc­ti­vas muy po­de­ro­sas –ya lo vi­vi­mos– pero sólo fun­cio­na cuan­do cuen­ta con el in­gre­dien­te le­tal que es la in­di­fe­ren­cia so­cial, y esta es la que ga­ran­ti­za la tan re­pu­dia­da im­pu­ni­dad.


Cuan­do un po­li­cía –que cum­ple un rol en nom­bre del Es­ta­do– ase­si­na de una pa­ta­da en el pe­cho a un hom­bre in­de­fen­so, sí, in­de­fen­so, a ple­na luz del día, en ple­na ca­lle y ante un sin nú­me­ros de tes­ti­gos, –en­tre pa­res y tran­seún­tes– y no pasa nada más que la re­pe­ti­ción me­diá­ti­ca del he­cho; cuan­do guar­dias de se­gu­ri­dad de un su­per­mer­ca­do ase­si­nan a gol­pes a un an­ciano dis­ca­paz fren­te a un gru­po de im­pá­vi­das per­so­nas; cuan­do fuer­zas de se­gu­ri­dad, como la gen­dar­me­ría, ase­si­nan a jó­ve­nes como Nahuel por la es­pal­da, es­ta­mos ante cla­ros ejem­plos de apo­ro­fo­bia de par­te del Es­ta­do.


Los po­bres, para los que sien­ten apo­ro­fo­bia, no son sólo los ca­ren­tes de re­cur­sos eco­nó­mi­cos, los fa­mo­sos “vi­lle­ros”. Den­tro de esta ca­te­go­ría en­tran to­dos aque­llos que ante la mi­ra­da de la so­cie­dad o del Es­ta­do, no tie­nen nada que apor­tar, como por ejem­plo, los en­fer­mos men­ta­les, los que pa­de­cen sín­dro­me de down, los vie­jos, los in­mi­gran­tes (sal­vo que sean eu­ro­peos o yan­quis), los re­fu­gia­dos, los adic­tos, los de los pue­blos ori­gi­na­rios y todo aquel que no dis­pon­ga de opor­tu­ni­da­des para ju­gar al “te doy, me das”. To­dos es­tos, y mu­chos más, en­gro­san el gran arco de ex­clui­dos del sis­te­ma de pro­tec­ción so­cial y lo que es peor, del es­ta­tal.


So­mos una má­qui­na hu­ma­na de ge­ne­rar ex­clu­sión, y a ve­ces te­nien­do como ban­de­ra la se­gu­ri­dad, igual­dad, bie­nes­tar ge­ne­ral y la tan vi­li­pen­dia­da Re­pú­bli­ca.


Al­gu­nos sín­to­mas de que pa­de­ce­mos apo­ro­fo­bia:


- Cuan­do a un niño con ca­pa­ci­dad di­fe­ren­te se le nie­ga el ac­ce­so a la edu­ca­ción in­te­gra­do­ra y mi­ra­mos para otro lado.

- Cuan­do en­car­ce­lan a un jo­ven por el úni­co he­cho de cum­plir con es­te­reo­ti­pos so­cia­les (mo­ro­cho, con go­rri­ta y por­ta­dor de cara).

- Cuan­do a los en­fer­mos, sin re­cur­sos, de HIV le qui­tan el su­mi­nis­tro gra­tui­to de me­di­ca­men­tos in­dis­pen­sa­bles para su su­per­vi­ven­cia.

- Cuan­do a los an­cia­nos se los obli­ga a una vida in­dig­na, en to­tal es­ta­do de aban­dono de par­te del Es­ta­do.

- Cuan­do fes­te­jas y exi­gís que se cor­ten to­dos los pla­nes y pro­gra­mas que de­ben es­tar des­ti­na­dos a ga­ran­ti­zar se­gu­ri­dad so­cial al ex­clui­do y lo re­du­cís a un sim­ple “son pla­ne­ros”.

- Cuan­do una mu­jer es ase­si­na­da pro­duc­to de un fe­mi­ci­dio, te en­co­gés de hom­bres y pen­sas: algo ha­brá he­cho.

- Cuan­do ves que a dia­rio se in­cre­men­ta el nú­me­ro de fa­mi­lias que vi­ven o so­bre­vi­ven en la ca­lle y solo se te frun­ce la na­riz por el mal olor.

- Cuan­do se anun­cia la re­duc­ción de pen­sio­nes por dis­ca­pa­ci­dad y fes­te­jas.

- Cuan­do una niña vio­la­da es obli­ga­da a pa­rir, te ras­gás las ves­ti­du­ras de la do­ble mo­ral y la ol­vi­dás.

- Cuan­do se mue­ren a dia­rio cien­tos de mu­je­res po­bres pro­duc­to de abor­tos clan­des­ti­nos por es­tar ex­clui­das de la aten­ción se­gu­ra y gra­tui­ta del Es­ta­do y no ha­ces nada.


La de­mo­cra­cia es si­nó­ni­mo de li­ber­tad y de igual­dad. Se su­po­ne, se­gún nues­tra Cons­ti­tu­ción, que to­dos so­mos igua­les, que el Es­ta­do se debe ocu­par de brin­dar­nos las ga­ran­tías para vi­vir con dig­ni­dad. Pero está vis­to que el sis­te­ma de­mo­crá­ti­co sin con­te­ni­do so­cial, sin la mi­ra­da hu­ma­ni­za­da sólo sir­ve para in­cre­men­tar la ex­clu­sión y mar­gi­na­ción. Si como so­cie­dad no cam­bia­mos esto –y no solo con el voto sino tam­bién con la par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca– se­re­mos más las víc­ti­mas de la apo­ro­fo­bia y pa­ga­re­mos las con­se­cuen­cias.    ♣♣♣


9 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo