• fundacionraulroque

Ciberbullyng: características, causas y consecuencias

Por María Isabel Kosinski


Bullying y Ciberbullying son conceptos que tienen similitudes, en ambos casos se trata de violencia entre pares, que tiende a presentarse en ámbitos escolares, el ciberbullying puede ser considerado una nueva modalidad o subtipo de bullying, pero indirecto, el cual tiene características propias y distintivas aportadas por los medios electrónicos.

El ciberbullying es un mal nuevo, solo las generaciones que nacieron con internet, con teléfonos inteligentes y con redes sociales como forma de contacto social y con el mundo, son aquejadas de manera tan profunda por este fenómeno; estas generaciones y las que han ido evolucionando junto con el internet, quienes se han adaptado a este mundo cibernético, y han podido ir de la máquina de escribir, a la computadora; de la computadora, a la laptop; de la laptop, al teléfono inteligente; del teléfono con teclas, al touch, a whatsapp; de Windows, a Windows 8.1 etc. Son quienes sufren de ciberbullying, de forma significativa. Lo podemos definir de la siguiente manera: “Un acto que involucra el envío o la publicación de textos dañinos, crueles o imágenes usados en internet o dispositivos de comunicación digital siendo un acto evidente de agresión intencional online, en cambio el bullying se da en un espacio físico, es el maltrato físico o verbal sistemático que hacen los chicos entre ellos. Generalmente burlándose de alguna característica o rasgo físico, sometiendo a otro a una situación de humillación. Una definición de bullying sería: “Una conducta de persecución y agresión física, psicológica o moral que realiza un alumno o grupo de alumnos sobre otro, con desequilibrio de poder y de manera reiterada” (Fernández, 2001. Generalmente se da entre compañeros de escuela.


En el caso del ciberbullying como mencione, la violencia se ejerce a través de algún medio electrónico o tecnológico, blog, página web, video, mensaje de texto, celular etc., ese hostigamiento es constante y se extiende por fuera de los límites escolares. No necesariamente se da entre compañeros de escuela. La herramienta más utilizada para realizar ciberbullying son los celulares “porque sacan fotos a los compañeros y después las suben en una página en contra de esa persona”, y así comienza el hostigamiento.


En ambos caso se ejerce la violencia, éste puede originarse para sobrevivir, por miedo, por enojo, frustración, venganza, para tener la efímera sensación de que tenemos el control, de que nos salimos con la nuestra, de que la vida tiene sentido y la tenemos bajo control, solo que en caso del ciberbullying viene recubierto, envuelto con un papel diferente: las nuevas tecnologías, las redes sociales, llega como un mensaje de texto, la vibración del celular, una foto o video circulando por Facebook, un meme o los escritos de un blog, todo con contenido violento, con el objetivo de aterrar, humillar, desvalorizar, amenazar, extorsionar o herir de alguna manera a otra persona, o por lo menos intentarlo; puede ser que quien ejerce este tipo de violencia lo haga con el pretexto de que es divertido, y que quienes observan lo justifiquen debido a que son niños o jovencitas, personas inmaduras, divirtiéndose, pero eso no es diversión, la acción y sus consecuencias, nos indican claramente que se trata de violencia. Este tipo de acoso es más común entre adolescentes a partir de 12 años, aunque debemos tener en cuenta que cada vez la edad del uso de las nuevas tecnologías es más temprana.

El bullying y por ende el ciberbullying, también puede estar motivado por la presión social que ejerce la “necesidad de pertenecer al grupo” (Pronk, 2009) esto quiere decir que si el grupo de iguales o el líder comete agresiones sobre alguien el resto del grupo hará lo mismo para no desvincularse. La necesidad de poder de dominar o el poder y status social son otras dimensiones que se deben tomar en cuenta al tratar del tema de bullying. Los agresores gozan de un estatus social mejor que el de las víctimas y un mayor reconocimiento (Ortega, 2010) podríamos pensar que en el caso específico del ciberbullying esta ventaja no existe, porque no hay audiencia física y el reconocimiento de la acción no es en la vida cotidiana y suele estar acompañado de anonimato, pero esto no es así, ya que el agresor los mide de acuerdo a la cantidad de me GUSTA que recibe en cada publicación que hace, esto provee al autor del ciberbullying de la audiencia y el reconocimiento que buscaba, la auto defensa puede ser otro factor, algunos escolares pueden interpretar que es mejor agredir que ser agredido.


En el ciberbullying el anonimato e inmediatez de las herramientas de internet evitan que exista un tiempo y espacio definido para la agresión, además de que se dificulta reconocer a víctimas, victimarios y testigos.


El hecho de que sea por internet y no de forma directa, provoca ciertas peculiaridades en las personas implicadas:


Las víctimas del ciberacoso son blancos más amplios ante los ataques del agresor, al encontrarse más disponibles. El sufrimiento que padecen se agranda respecto al acoso presencial, al limitarse las estrategias de control, evitación y/o evasión.


Los agresores disponen de una ventaja mayor al no tener que exponerse como en el bullying tradicional. El victimario no es fácilmente detectables en la vida cotidiana, pueden NO presentar actitudes hostiles o bajo rendimiento escolar, ausentismo, no ingesta de alcohol y drogas, pueden ser personas adaptadas incluso simpáticas y con buena relación con los maestros, pueden situarse entre los mejores alumnos, Esto es porque el ciberbullying se trata de violencia indirecta la cual tiene sus propias características. El anonimato es una de las características más importantes del ciberbullying, la persona que violenta no se arriesga a ser detectada, lo cual provoca incertidumbre, y esto potencia la ansiedad y la sensación de no tener escapatoria en la víctima.


Si algo nos atrapa del internet, las redes sociales, los muros en Facebook y los blogs y demás plataformas que tenemos a nuestra disposición, es que podemos ser quienes queremos ser, el color, la forma, lo que decimos a quien lo decimos, cuando estamos frente a alguien en el mundo real no podemos esconder que somos bajitos, altas, tímidos, inteligentes etc. Nos podemos evadir de la realidad, esa que no nos gusta.


DISTINTOS TIPOS DE CIBERBULLYING

Podemos encontrar distintos tipos de ciberbullying, según estudios realizados por Garaigordobil (2011), Kowalski, Limber y Agatston (2010).


- Todo tipo de insultos: Insultan a sus víctimas a través de internet, correo electrónico, redes sociales, etc.


- Hostigamiento: Se usan distintos medios para el acoso, puede ser el móvil, los chats, los foros, redes sociales, etc.


- Denigración: Difamación de la víctima con informaciones falsas o inventadas a través de webs, chats, redes sociales, correos electrónicos, etc.


- Suplantación personal: Usan las cuentas personales de la víctima usando sus contraseñas y asumen su identidad, realizan comentarios crueles y agresivos en nombre de la propia víctima. - Dar de alta, con foto incluida, a la víctima en un web donde se trata de votar a la persona más fea, a la menos inteligente… y cargarle de puntos o votos para que aparezca en los primeros lugares.


- Crear un perfil o espacio falso en nombre de la víctima, en redes sociales o foros Dejar comentarios ofensivos en foros o participar agresivamente en chats haciéndose pasar por la víctima de manera que las reacciones vayan posteriormente dirigidas a quien ha sufrido la usurpación de personalidad


- Desvelamiento de datos personales: Difunden datos personales o comprometidos de la víctima, que anteriormente han sido confiados. Colgar en Internet una imagen comprometida (real o efectuada mediante fotomontajes) datos delicados, cosas que pueden perjudicar o avergonzar a la víctima y darlo a conocer en su entorno de relaciones


- Exclusión de la red social: Bloquean a la víctima en determinada red social, lo aíslan y excluyen de la red.


- Ciberpersecución: Continuos mensajes al móvil o al correo electrónico, o a través de la red social amenazando, insultando a la víctima. Enviar mensajes amenazantes por e-mail o SMS, perseguir y acechar a la víctima en los lugares de Internet en los se relaciona de manera habitual provocándole una sensación de completo agobio.


- Paliza feliz o happy slapping: Graban las agresiones físicas en móvil, las suben a internet o las difunden por las redes sociales.


CONSENCUENCIA DEL CIBERBULLING


Lo conflictivo con el ciberbullying es que es difícil entender los alcances de lo que haces, es como entender que es el infinito, La violencia no tiene límite de tiempo, en el ciberespacio la información se queda por siempre, no acaba, las cosas que escribiste no se borran, por un lado porque es la naturaleza de la web porque todo lo que está en la red es imperecedero, esto facilita que la víctima pueda leer y releer o ver lo que el agresor ha publicado un número indefinido de veces y por otro, porque deja de ser nuestra información y a las personas que te conozcan o no pueden reproducir o propagar el material agresivo.


En el caso de ciberbullying llevas la amenaza contigo todo el tiempo, ya que una burla, amenaza, extorción, puede llegar hasta tu escondite más seguro con el solo hecho de que tu teléfono celular vibre.


Independientemente de la forma, el contenido y los medios, podemos aseverar que las consecuencias psicológicas del ciberbullying son las mismas que la violencia psicológica indirecta, verbal, emocional, el acoso y la persecución potenciadas por ciertas características que son propias del ciberbullying.


LAS CONSECUENCIAS PSICOLÓGICAS EN LA VÍCTIMA SUELEN SER LAS SIGUIENTES:


Culparse a sí misma y vergüenza, impotencia, miedo constante, aislamiento y soledad, minimización, sumisión, se olvida de sí misma, se siente confundida, dependencia, depresión. También se puede hablar del silencio que protege la violencia, dudar de si mismo, baja autoestima, ansiedad, falta de amigos, problemas de salud, pérdida de apetito, perdida de sueño, ansiedad, neurosis, desequilibrio psicológico, baja autoestima escolar, sensación de atrapamiento constante, autoflagelamiento, intento de suicidio, e inclusive pueden llegar a suicidio. (Suman Bhattacharjea, 2003, pág. 22).


Si tu hijo/a es víctima de un delito informático o un delito configurado a través de internet debe denunciarlo ante la autoridad judicial competente o, el INADI o la dependencia policial de su jurisdicción.


En Argentina, las conductas relacionadas con el ciberacoso se pueden perseguir mediante los delitos de amenazas, del Código Penal:

Art 149 bis: Será reprimido con prisión de 6 meses a 2 años a la persona que hiciera uso de amenazas para alarmar o amedrentar a una o más personas.


Es importante poder identificar los tipos de ciberbullying a los que pueden estar expuestos nuestros hijos e hijas para que, como madres, padres, docentes, sepamos cómo actuar ante cada situación y cómo atenderla.

Próximamente hablaremos de cómo detectar si nuestros jóvenes pueden estar siendo víctima de ciberbullyng y cómo podemos ayudarlos.



902 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Av. Córdoba 1350 2B

Capital Federal - Argentina

 

Entre Ríos 2244

Posadas - Misiones - Argentina

fundacionraulroque@gmail.com

Suscríbete para obtener actualizaciones