• fundacionraulroque

Otra deuda pendiente: anticonceptivos para ellos

Por Sil­via Ris­ko


La in­cor­po­ra­ción de nue­vos con­cep­tos en ma­te­ria de de­re­chos, o me­jor di­cho res­pec­to a ex­clu­sio­nes, es prác­ti­ca­men­te in­fi­ni­ta. To­dos los días –de es­tar aten­tos– des­cu­bri­mos una nue­va pun­ta del ovi­llo a desatar.


En un con­gre­so al que asis­tí esta se­ma­na, Pa­tri­cia Sara Cuas­ni­cú, in­ves­ti­ga­do­ra Su­pe­rior del CO­NI­CET y doc­to­ra en Cien­cias Quí­mi­cas, con una sen­ci­llez en­vi­dia­ble gra­fi­có en mi­nu­tos la reali­dad de la an­ti­con­cep­ción mas­cu­li­na. Debo re­co­no­cer que al prin­ci­pio mis pro­pios pre­jui­cios y pre­con­cep­tos me lle­va­ron a pen­sar que ese no era un tema del cual nos de­bié­ra­mos ocu­par las mu­je­res y mu­cho me­nos las or­ga­ni­za­cio­nes fe­mi­nis­tas. Gra­be error.


“Hay una ne­ce­si­dad de más op­cio­nes de mé­to­dos de pla­nea­mien­to fa­mi­liar que sa­tis­fa­gan las di­fe­ren­tes ne­ce­si­da­des y pre­fe­ren­cias de la gen­te, en dis­tin­tas par­tes del mun­do, y en dis­tin­tas eta­pas de la vida re­pro­duc­ti­va”, co­men­zó di­cien­do para lue­go ex­pli­car­nos las dis­tin­tas op­cio­nes de an­ti­con­cep­ción para la mu­jer: Hor­mo­na­les (fa­mo­sa píl­do­ra an­ti­con­cep­ti­va), DIU, dia­frag­ma, ta­pón cer­vi­cal, es­pon­jas, con­dón fe­me­nino y los mé­to­dos na­tu­ra­les (fe­chas).


Has­ta ahí, nada nue­vo. Lue­go co­men­zó con los mé­to­dos dis­po­ni­bles para los hom­bres. Sólo, has­ta aho­ra, exis­ten dos: el con­dón y la va­sec­to­mía, a esta úl­ti­ma tam­po­co se la con­si­de­ra an­ti­con­cep­ti­va sino que es una es­te­ri­li­za­ción. Sólo el 50% pue­den re­ver­tir el pro­ce­so y pro­crear. Una lo­te­ría.


Su tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción se fo­ca­li­za al desa­rro­llo de mé­to­dos de re­gu­la­ción de la fer­ti­li­dad mas­cu­li­na. Para ello, lu­cha a dia­rio con la in­dus­tria de los la­bo­ra­to­rios que pre­fie­ren des­ti­nar fon­dos al Via­gra an­tes que al des­cu­bri­mien­to de una píl­do­ra an­ti­con­cep­ti­va mas­cu­li­na.


Tie­ne su ló­gi­ca. Los sis­te­mas eco­nó­mi­cos-fi­nan­cie­ros con una mi­ra­da ne­ta­men­te pa­triar­cal y ma­chis­ta de­ci­den des­ti­nar re­cur­sos para aten­der la dis­fun­ción se­xual o la fal­ta de erec­ción que afec­tan la en­dio­sa­da vi­ri­li­dad mas­cu­li­na, sin aten­der al de­re­cho a la no pa­ter­ni­dad.


¿Por­qué desa­rro­llar mé­to­dos an­ti­con­cep­ti­vos mas­cu­li­nos?


En prin­ci­pio para pre­ser­var y cui­dar la sa­lud de la mu­jer. Si ha­ce­mos cálcu­los so­mos no­so­tras las que prác­ti­ca­men­te du­ran­te los 35 años de edad fér­til de­be­mos “cui­dar­nos” para no te­ner la con­se­cuen­cia de un em­ba­ra­zo no desea­do, lue­go para que la pla­ni­fi­ca­ción fa­mi­liar sea com­par­ti­da, pero so­bre todo por­que es un de­re­cho y una obli­ga­ción del hom­bre ha­cer­lo, y no para “ayu­dar” a la mu­jer sino bá­si­ca­men­te por ellos mis­mos.


Los re­cla­mos por am­plia­ción de de­re­chos de las mu­je­res ha­cen vi­si­bles otras reali­da­des, como por ejem­plo la au­sen­cia de an­ti­con­cep­ti­vos mas­cu­li­nos, y esto vul­ne­ra de al­gu­na ma­ne­ra el de­re­cho del hom­bre a ser pa­dre o no.


En la me­di­da que si­ga­mos am­plian­do de­re­chos, de­rri­ban­do cos­tum­bres, pre­jui­cios, dis­cri­mi­na­cio­nes y ta­búes, el be­ne­fi­cio es para la so­cie­dad en su con­jun­to. Esta es una de las prin­ci­pa­les ca­rac­te­rís­ti­cas de la lu­cha fe­mi­nis­ta, so­mos la pun­ta de lan­za que abre ca­mino a la in­ser­ción de otros sec­to­res ex­clui­dos e in­vi­si­bi­li­za­dos como tam­bién para aque­llos –como en este caso– que no se­rían to­ma­dos en cuen­ta de otra ma­ne­ra.


Y ahí tam­bién está el Es­ta­do. De­be­mos exi­gir que el apo­yo a la cien­cia y tec­no­lo­gía sea una po­lí­ti­ca de Es­ta­do ina­mo­vi­ble. Cuan­do un cien­tí­fi­co debe aban­do­nar una in­ves­ti­ga­ción por fal­ta de pre­su­pues­to, no lo es­tán per­ju­di­can­do a él, sino a to­dos.


Cie­rro con la con­clu­sión fi­nal de Cuas­ni­cú: “Es­ta­mos con­ven­ci­dos que el desa­rro­llo de nue­vas y me­jo­res op­cio­nes de mé­to­dos an­ti­con­cep­ti­vos con­tri­bui­rá a dis­mi­nuir los al­tos por­cen­ta­jes de es­te­ri­li­za­cio­nes, em­ba­ra­zos no desea­dos, abor­tos y mor­ta­li­dad ma­terno-in­fan­til exis­ten­tes a ni­vel na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal y, por ende, a ga­ran­ti­zar la sa­lud se­xual y re­pro­duc­ti­va de nues­tra po­bla­ción”.   ♣♣♣


6 vistas0 comentarios

Av. Córdoba 1350 2B

Capital Federal - Argentina

 

Entre Ríos 2244

Posadas - Misiones - Argentina

fundacionraulroque@gmail.com

Suscríbete para obtener actualizaciones