• fundacionraulroque

¿Qué podemos hacer con el violento?

Actualizado: 6 de jul de 2020

Por Na­dia Gi­ba­ja

–Abo­ga­da, Fun­da­ción Raúl Ro­que–

Nues­tra so­cie­dad ha ar­ti­cu­la­do di­fe­ren­tes me­ca­nis­mos para la asis­ten­cia de víc­ti­mas de vio­len­cia. Exis­ten mu­chas ins­ti­tu­cio­nes y pro­gra­mas abo­ca­dos a ello. Sin em­bar­go, muy poco se hace por abor­dar el otro lado del pro­ble­ma, que es la per­so­na que ejer­ce la vio­len­cia.


El psi­có­lo­go es­ta­dou­ni­den­se Mars­hall B. Ro­sen­berg, crea­dor del pro­ce­so de me­dia­ción co­no­ci­do como Co­mu­ni­ca­ción no vio­len­ta, sos­tie­ne que “la vio­len­cia es la ex­pre­sión trá­gi­ca de ne­ce­si­da­des no sa­tis­fe­chas. Es la ma­ni­fes­ta­ción de la im­po­ten­cia y/​o de la de­ses­pe­ra­ción de al­guien que se en­cuen­tra tan des­pro­te­gi­do que pien­sa que sus pa­la­bras no bas­tan para ha­cer­se en­ten­der. En­ton­ces ata­ca, gri­ta, agre­de…”.


En­con­tra­mos vio­len­cia en to­das las épo­cas, en to­dos los lu­ga­res del pla­ne­ta y en cual­quier es­tra­to so­cial. Como fe­nó­meno so­cial y tam­bién como con­duc­ta in­di­vi­dual, es ob­je­to de es­tu­dio mul­ti­dis­ci­pli­na­rio, ya que di­fe­ren­tes cien­cias se abo­can a ello. Las cau­sas y con­se­cuen­cias de la vio­len­cia como ma­ni­fes­ta­ción tie­nen raíz en múl­ti­ples fac­to­res, que van des­de lo so­cio­ló­gi­co, psi­co­ló­gi­co, bio­ló­gi­co, et­cé­te­ra.


De­bi­do a ello, la pre­gun­ta que de­be­mos ha­cer­nos para me­jor com­pren­sión de por qué es ne­ce­sa­rio que el tra­ta­mien­to de la vio­len­cia no se cir­cuns­cri­ba a dar “so­lu­cio­nes” o asis­tir a las víc­ti­mas úni­ca­men­te es: ¿na­ce­mos vio­len­tos o apren­de­mos a ser­lo?


Se­gún di­fe­ren­tes au­to­res (Ri­chard E. Trem­be­lay, Da­niel S. Na­gin, Al­bert Ban­du­ra, C. Li­dell, L. Fray) la vio­len­cia es una con­duc­ta apren­di­da. Sien­do esto así lo que cabe pre­gun­tar­nos con­si­guien­te­men­te es: ¿Se pue­de co­rre­gir esta con­duc­ta?


Ma­rio Pa­ya­ro­la, psi­có­lo­go es­pe­cia­li­za­do en vio­len­cia fa­mi­liar y fun­da­dor de la Red de Es­tu­dios de Mas­cu­li­ni­da­des (RE­TEM), afir­mó –en una en­tre­vis­ta rea­li­za­da por el cro­nis­ta Sal­va­dor Ma­ri­na­ro y la doc­to­ra Clau­dia Ha­san­be­go­vic para la Re­vis­ta An­fi­bia– que se­gún es­tu­dios exis­te en­tre sie­te y diez por cien­to de vio­len­tos que se con­si­de­ran pa­to­ló­gi­cos, son aque­llos que no se arre­pien­ten de ejer­cer vio­len­cia. No obs­tan­te el por­cen­ta­je res­tan­te, a los lla­ma­dos “vio­len­tos cí­cli­cos” –quie­nes si pue­den re­co­no­cer la vio­len­cia– son re­cu­pe­ra­bles. En pa­la­bras del pro­pio Pa­ya­ro­la: “aque­llos que ha­cen lar­gos pro­ce­sos lo­gran sa­lir. ¿Y sa­bés por qué? (…) Por­que el hom­bre que ejer­ce la vio­len­cia tam­po­co es fe­liz…”.


Ayu­dar al vio­len­to a su­perar este tipo de con­duc­ta es no solo una for­ma de reivin­di­car­nos como so­cie­dad. Una so­cie­dad que dejó que el vio­len­to fue­se vio­len­ta­do pri­me­ro para con­ver­tir­se en vic­ti­ma­rio des­pués, sino que es ne­ce­sa­rio por­que tan­to las víc­ti­mas de vio­len­cia como el eje­cu­tor de la mis­ma, en mu­chos ca­sos, se en­cuen­tran ante la muy di­fí­cil si­tua­ción de li­diar con sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos que no pue­den con­ci­liar fá­cil­men­te.


La per­so­na vio­len­ta ge­ne­ral­men­te arre­me­te con­tra sus se­res que­ri­dos, los más cer­ca­nos, los más ín­ti­mos, hijxs, pa­re­ja, pro­ge­ni­torxs, her­manxs.


Es ne­ce­sa­rio que la vio­len­cia sea su­pe­ra­da, no solo cor­tan­do la si­tua­ción de vio­len­cia, sino arran­can­do la mis­ma de raíz, para que la per­so­na vio­len­ta pue­da re­vin­cu­lar­se con su en­torno y a su vez no re­pli­que di­cho com­por­ta­mien­to a fu­tu­ro con nue­vas per­so­nas que lle­guen a su vida.



Exis­ten es­pa­cios ais­la­dos que re­sul­tan in­su­fi­cien­tes don­de el vio­len­to en­cuen­tra la po­si­bi­li­dad de re­en­cau­zar su com­por­ta­mien­to, más que­da aún mu­cho tra­ba­jo por ha­cer. Si el Es­ta­do ver­da­de­ra­men­te bus­ca sub­sa­nar la vio­len­cia es­truc­tu­ral que atra­vie­sa nues­tra so­cie­dad no pue­de des­co­no­cer y des­aten­der el as­pec­to que es ob­je­to de aná­li­sis en esta nota.    ♣♣♣


17 vistas0 comentarios

Av. Córdoba 1350 2B

Capital Federal - Argentina

 

Entre Ríos 2244

Posadas - Misiones - Argentina

fundacionraulroque@gmail.com

Suscríbete para obtener actualizaciones